8 Cosas que podrían estar alejando a tu marido

Mi esposa y yo tenemos un feliz matrimonio. Durante los últimos siete años hemos aprendido el uno del otro, crecido juntos, nos hemos amado y hemos discutido muchas veces.

Aun recuerdo cuando nos casamos. Toda la esperanza y fe que teníamos por estar juntos para siempre, viviendo felices por siempre. Seguimos viviendo nuestro viaje hacia la felicidad, sin embargo, una corta separación luego de solo dos años de estar casados puso a prueba la fortaleza y la base de nuestra amistad y funcionó como un llamado de atención acerca de lo difícil que puede ser ese viaje.

El camino para sanar nuestra relación estaba pavimentado con trabajo duro. En cualquier relación, habrán momentos en los que querrás darte por vencido y tirar la toalla, pero te aconsejo que no lo hagas demasiado pronto. Te sorprenderás de lo que el tiempo y la reflexión pueden arreglar.

Escribo esto como un marido, para recordarte que tu marido no es solo tu esposo. Es tu mejor amigo, tu compañero. Es la única persona en todo el mundo que realmente cuida de ti.

Estos 8 consejos son desde mi experiencia y puede que apunten a cosas que no quizás no sabias que están haciendo que tu esposo se aleje y destruyendo tu matrimonio.


Recuperar a mi marido

1. Ser poco consciente de los asuntos financieros

Casi siempre hay una persona en una relación que supervisa todos los asuntos financieros. Este rol suele caer en el marido, aunque es una estereotipo, muchas esposas son las que llevan el control financiero del hogar. Esto hace que la pareja ignore el estado de las finanzas.

Este paradigma puede llevar a una relación desbalanceada. La esposa podría terminar resintiendo que el esposo sea muy controlador mientras que el esposo podría molestarse con los hábitos de gasto de su pareja y de su feliz ignorancia de la situación. Es injusto para ambas partes que una sola persona se lleve todo el estrés, riesgo y responsabilidad que viene con las decisiones financieras.

Ustedes son una pareja que se ha unido en matrimonio para construir un futuro, y parte de esto es compartir la responsabilidad de la seguridad monetaria.

2. Poner a tus padres o amigos en el medio de la relación

Tres son multitud. Como individuos solteros es una practica común compartir nuestros problemas y preocupaciones con aquellos que queremos y que nos aprecias. Esto no es algo malo, de hecho es bueno y completamente natural. Así que es comprensible que este sea un error común que las parejas cometen al comienzo de una relación.

El problema tiene su raíz en el hecho de que nuestra familia y amigos nos aman tanto que automáticamente nos defenderán, aún si estamos equivocados. Sin mencionar que por lo general es demasiado fácil para nosotros contar “nuestra” versión de la verdad, la que nos muestra como víctimas y deja a nuestra pareja como el villano sin corazón.

Si de verdad amas profundamente a tu esposo, una vez que hayas ventilado tu ira y dolor con tus seres queridos, te das cuenta de lo ridículo que era y es mas fácil volver a casa con una mentalidad mas calmada y abierta. Pero no es así para tus amigos y familia, ellos te aman profundamente a ti y no a tu esposo. Así que es mucho mas difícil para ellos perdonar y, peor aun, olvidar.

3. Micro administrarlo en todo lo que hace

Recuerda que antes de que te casaras, eran dos personas independientes, con pensamientos independientes, acciones, gustos y disgustos. El matrimonio no cambia esto. A ella le gusta el café, él prefiere cerveza. Ella quiere seguir durmiendo, él se levanta al amanecer. Estas mismas maravillosas diferencias que hicieron que se enamoraran el uno del otro menudo pueden ser las mismas cosas que los separen.

Al comienzo del romance, es todo romance y arcoíris. No creerías que tu amado podría hacerte molestar. Mucho menos llevarte al borde de la locura. Cualquiera que haya estado en una relación duradera puede decirte que hay un punto en el que comienzan a discutir por cualquier cosa, por pequeña que sea. Cosas como que él deje la tapa del retrete arriba, que apriete el tubo de pasta dental en la mitad o se pase toda la noche viendo una maratón de episodios de series antiguas.

La manera mas sencilla de escapar de esta espiral de perdición es recordar que ambos son humanos y por lo tanto, con maravillosas y perfectas fallas. Puede que tu esposo te moleste mucho pero recuerda que tampoco es fácil vivir contigo.

Aprendan a tener paciencia y a comprenderse el uno al otro. El compromiso es importante pero no se comprometan a hacer cosas que no pueden cumplir. Permítanse un tiempo en el que puedan disfrutar y expresar su individualidad.

4. No estar en sintonía para las cosas importantes

A menudo estamos tan ocupados y obsesionados controlando las cosas pequeñas en nuestras relaciones que olvidamos completamente ocuparnos de las cosas importante hasta que es demasiado tarde y nos cegamos cuando nuestra pareja no está en sintonía con nosotros.

Algunos de estos problemas son cosas básicas como metas de vida, finanzas, cuando tener hijos y como criarlos, política, religión, etc. Aunque estos parezcan factores obvios que se deben acordar al comienzo de una relación, a menudo no se hace así.

Estos temas pueden ser muy difíciles y estresantes de discutir. Además, la mayoría tiene muy claras sus opiniones y ninguna derecho comprometerse. Por esto es que cuando se esta construyendo una relación, muchas personas eligen ignorar y saltarse estos temas en un intento por evitar el conflicto. Te urjo a evitar esta trampa porque estos problemas aparecerán en su relación tarde o temprano. Y puede ser que sea muy tarde.

5. No confiar en tu esposo

Si crees que tu esposo te esta engañando, es probable que lo este haciendo. Si no lo esta haciendo y tu sigues sospechando, entonces te será infiel.

Si piensas que te esta siendo infiel, evitaras el afecto físico. Luego tus dudas, temores y falta de confianza se profundizaran y comenzaras a revisar su teléfono, a preguntarle por cualquier detalle de lo que hizo durante el día y actuando de forma celosa y territorial en frente de todos los miembros del sexo opuesto.

La confianza es fundamental para una relación saludable. Nadie puede sentirse amado si sabe que no confían en él. Eventualmente comenzara a acercarse a otra persona en busca de ese amor y confianza.

Si has sido herida antes por otra persona, es comprensible que tengas temores e inseguridades. Pero si tu pareja no te ha dado motivos para tener dudas, ten precaución al castigarlo con tus temores causados por las acciones de otra persona. Si no tienes cuidado, tus dudas se convertirán en una profecía auto cumplida.

6. Pensar que los hombres pueden leer la mente

Uno de las mayores causas que llevaron a que mi esposa y yo nos separemos fue la falta de comunicación. A veces yo hacia o decía cosas que la molestaban pero ella, dado que era una persona pasiva, no me lo decía. Si no compartes tus sentimientos o heridas cuando te preguntan, no llegarás a algo concreto con tu esposo. Lo que significa que nuca encontraras alivio. No solo respondas con nada cuando alguien te pregunte.

7. No preocuparte de ti misma

Puede que esto suene como algo duro, pero pienso que es algo que necesita ser dicho. El amor y la atracción física no son lo mismo. La mayoría de las personas suele caer ante la lujuria antes de enamorarse. Mientras el matrimonio puede resultar de un amor profundo hacia tu personalidad, características e ideales, siempre habrá ese elemento de atracción física que fue lo que los atrajo al comienzo.

Piensa en el primer año de su romance. Es probable que nunca hayan salido en una cita sin que te aseguraras de verte lo mejor posible. Ahora con una vida frenética, niños, trabajos y los terribles efectos de la familiaridad, es muy fácil que olvides ponerte en primer lugar. Esto puede manifestarse de varias maneras cosméticas.

Aunque tu pareja aun te ame, puede que no se sienta tan atraído físicamente. Las relaciones no son el único factor en un matrimonio saludable, pero es una de las piedras clave de los cimientos y comienza con cada uno de ustedes. No solo porque tu pareja no te encuentre tan atractiva como antes, sino que tu también dejarás de sentirte atractiva.

Ocuparte de ti mejora tu autoestima. Una mejor autoestima se traduce en sentirte mas sexy. Esto lleva a subir los niveles de serotonina, reducir el estrés y sentirte mucho mejor contigo misma.

8. Avergonzarse de compartir sus fantasías sexuales

Si asumes que la mayoría de las personas no se casan preparados para divorciarse o para la muerte de su esposa/o, sería seguro asumir que una presunción común que acompaña al matrimonio es que, idealmente, tu pareja será la única persona con la que tendrás relaciones por el resto de tu vida.

Si este pensamiento va a tener cualquier tipo de atractivo para cualquiera de las partes, va a necesitar un poco mas que amor y lealtad. Todos somos personas y nuestra sexualidad es tan única y compleja como nuestra personalidad.

Podrías tener todo el conocimiento del mundo pero si no comprendes lo que gusta y lo que no le gusta a tu pareja, puede que no disfrutes nuevos niveles de intimidad en tu relación.

La mente es el órgano sexual mas poderoso y si van a tener una larga y saludable relación, no puedes sentir miedo o vergüenza de compartir tus máximos deseos y fantasías.

Se trata de una de las mas vulnerables y abiertas expresiones de amor. No es solo tu cuerpo lo que se expone y comparte, sino que también tu mente y alma. Deja que tu pareja entre en la imaginación de tu mente.

Revisa cada una de estas 8 cosas y ve si alguna puede ser utilizada para condimentar y sostener tu relación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Conocerme y Comunicarme Copyright © 2015.

¿Quieres volver con tu ex?

Recupéralo ya!